El CBD para el tratamiento de la enfermedad de Crohn

Debido a todas las complicaciones inherentes de la enfermedad de Crohn, los pacientes deben tener un cuidado especial con el tipo de alimentos que consumen, y sobretodo, tratar de consumir el número adecuado de calorías para mantener un peso y masa muscular saludable. Obviamente, esto resulta bastante complicado debido a los síntomas anteriormente mencionados. Desafortunadamente, no se cuenta con una dieta específica lo suficientemente eficiente para los pacientes con esta enfermedad. Las recomendaciones nutricionales deben ser individualizadas, dependiendo de la gravedad de la enfermedad y la localización de las posibles zonas afectadas.

El objetivo con una dieta para los pacientes con Crohn es alcanzar un balance nutricional y calórico. Entre los alimentos más adecuados se recomiendan aquellos de fácil digestión como la leche de almendra, huevos, avena, sopa de vegetales, salmón, aguacate y mantequilla de maní, para mencionar algunos ejemplos. Con respecto a los suplementos nutricionales, se mencionó líneas arriba los aceites de CBD como una alternativa para integrar cannabinoides en la dieta.

El CBD tiene el gran potencial de aliviar y aminorar los síndromes inflamatorios en distintos modelos de enfermedades, incluyendo por supuesto, la enfermedad de CrohnEl mecanismo de acción de los aceites de CBD se basa en su capacidad de activar y modular los receptores CB1 y CB2 en nuestro Sistema Endocannabinoide, responsables de regular la respuesta antiinflamatoria e incluso antitumoral ante estímulos externos e internos. El aceite de CBD ha mostrado ser un potencial aliado en pacientes con Crohn gracias a que no solo alivia la inflamación a nivel intestinal, como consecuencia se obtiene un incremento en el apetito, disminución en el dolor abdominal crónico, y brinda los nutrientes que podrían faltar en una dieta balanceada, como los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. Esta alternativa brinda esperanza a aquellos pacientes que constantemente tienen la preocupación y ansiedad producida por el simple hecho de consumir alimentos, preguntándose constantemente si el alimento que están a punto de consumir producirá algún tipo de dolor o efecto no deseado.

“En la enfermedad de Crohn y síndrome de intestino irritable, los cannabinoides activan los receptores CB1 y CB2, ayudando a aliviar la motilidad e inhibir las secreciones del estómago causantes de inflamación. Producen que el funcionamiento del sistema digestivo mejore considerablemente.”  Mara Gordon, M.D.

Gordon también denota que al día de hoy, los cannabinoides no son una cura, más bien representan una muy valiosa utilidad para el tratamiento de gran número de enfermedades y son una potente alternativa para el bienestar de los pacientes.

La acción del Cannabidiol en formas de aceite de CBD como suplemento alimenticio es la de aliviar la inflamación y mejorar el apetito en aquellas personas con la enfermedad de Crohn, como consecuencia, trae un bienestar mental a estos pacientes, brindándoles la esperanza de tener una mentalidad clara y liberarlos de la constante y frustrante preocupación de no saber si un alimento les producirá algún tipo de daño o malestar.