El CBD para el tratamiento de Dolor Crónico

Existen dos tipos de dolor: agudo y crónico. El dolor agudo es el dolor que se siente en un momento determinado a causa de alguna lesión, un corte, una quemadura, … es un dolor de aviso. El dolor crónico, en cambio, tienen una duración mínima superior a los 3 meses. Puede tener una causa inicial como una lesión o infección, o puede haber una causa continua de dolor, como artritis o cáncer.

Debido a la alta prevalencia del dolor y el difícil control analgésico de ciertos tipos de dolor crónico, uno de los objetivos fundamentales de la investigación farmacológica es la búsqueda de fármacos analgésicos nuevos que presenten ventajas frente a los ya existentes. El descubrimiento del sistema endocannabinoide y su revelación como sistema de neuromodulación central y periférica han llamado la atención hacia su potencial terapéutico como moduladores del dolor especialmente en enfermedades tales como el cáncer, esclerosis múltiple o fibromialgia, entre otros.

Las propiedades analgésicas de los cannabinoides se deben básicamente a la presencia de los receptores cannabinoides CB1 a nivel del sistema nervioso central y periférico. Un estímulo de dolor llega a través de las vías nerviosas a la médula espinal y desde ahí es transmitido hacia zonas del cerebro relacionadas con el procesamiento del dolor. La activación de receptores cannabinoides presentes tanto en la médula como en el cerebro inhiben la transmisión de estas señales