¿El CBD es una potencial alternativa terapéutica para el tratamiento de enfermedades graves?

En los últimos años, ha surgido un masivo interés por la CBD debido a numerosos estudios que evidencian su efectividad para el tratamiento, de algunas de las enfermedades mas graves que azotan actualmente a la población. 

Las plantas de la especie Cannabis Sativa son las únicas en este mundo con la capacidad de producir compuestos cannabinoides conocidos como THC, CBD y CBN (entre otros). Investigadores alrededor del mundo estudian día tras día la utilidad terapéutica de dichos compuestos, encontrando entre los resultados preliminares una prometedora actividad anticancerígena, antipsicótica, protector ante stress oxidativo, antiinflamatoria, antiepiléptica y antiespasmódica; citando algunas de las propiedades en las que se ha apreciado una efectividad alta de los tratamientos con aceites de CBD.

Los Cannabinoides se producen en diferentes proporciones y concentraciones dependiendo del tipo de cepa de la propia planta. Entre estos cannabinoides, los más abundantes y estudiados son el paradigmático Tetrahidrocannabinol (THC) y su contra parte, el Cannabidiol (CBD). 

Los cannabinoides tienen la particularidad de poder permanecer en nuestros orgánicos durante tiempos más prolongados. Gracias a este perfil de acción de entrada y método de excreción del organismo más lento, nuestro organismo es capaz de adaptarse con mayor facilidad a la pérdida constante y secuencial del cannabinoide, de esta manera, se evitael conocido síndrome de abstinencia.

El segundo cannabinoide más abundante es el Cannabidiol (CBD), con propiedades muy interesantes, entre las cuales se encuentran su capacidad por atenuar y neutralizar los efectos no deseados producidos por el THC como la descoordinación, cansancio, fobias, etc.

Los estudios clínicos realizados hasta ahora no han reportado efectos adversos, toxicidad ni actividad psicotrópica entre los pacientes. Entre sus otras propiedades se encuentra la actividad antitumoral, antiepiléptica, antiemética y antiinflamatoria. Al día de hoy, es posible encontrar este cannabinoide en la forma de aceites de CBD, siendo éste uno de los métodos más utilizados contra la epilepsia en menores de edad, con resultados verdaderamente alentadores.

¿Cual es el mecanismo de acción de esta sustancia?
Para entender mejor como actúan estos compuestos es necesario entender que nuestros organismos tienen la capacidad de enlazar selectiva y exclusivamente los compuestos activos del cannabis. Éstos son reconocidos por proteínas especiales en la superficie de nuestras células, conocidos como receptores, ya que encargan de captar o recibir estas sustancias. Todos y cada uno de los medicamentos y fármacos actúan bajo este mismo mecanismo, se unen a células especializadas, produciendo así el efecto farmacológico. Entre los receptores cannabinoides que conocemos actualmente se cuenta con CB1 y CB2. Esto es lo que compone lo que hoy se conoce como Sistema Endocannabinoide.

A modo de ejemplo, los medicamentos imitan la acción de compuestos endógenos(compuestos que nuestro cuerpo produce naturalmente) para así ejercer una acción con una potencia determinada, según sea el objetivo terapéutico que se busque.

  • La nicotina imita la acción de la Acetilcolina
  • La cocaína imita la acción de la Dopamina
  • La morfina imita la acción de la Encefalina.

Estas moléculas son capaces de imitar sustancias endógenas ya que fueron diseñadas para parecerse a nivel químico a las primeras. En los años 90s se encontraron los cannabinoides que se van produciendo en el cerebro de manera natural, que son desde el punto de vista biológico los más relevantes, independientemente del consumo o no de plantas de cannabis.

Fuente de Cannabinoides

La Cannabis Sativa es la única planta en el mundo capaz de producir cannabinoides como el THC y el CBD. Existen más de 100 compuestos cannabinoides conocidos hoy en día, no obstante, su utilidad clínica y farmacológica aún no ha sido definida completamente.

Afortunadamente, el CBD ya ha sido aceptado como una opción para el tratamiento en pacientes menores de edad por agencian regulatorias de estados unidos como la Food and Drug Administration (FDA)

Vías de Administración de Cannabinoides y su Acción en Pacientes

Una de las vías de administración más comunes es la vía oral, al tratarse de aceites de CBD por ejemplo, su absorción se hace más eficiente y rápida al colocarse sublingualmente, ya que de esta manera no tendría que pasar por el esófago/estomago ni correr el riesgo de degradación por los ácidos del estómago.

A la fecha no se han encontrado evidencias de toxicidad por consumo de CBD, ni mucho menos casos de muerte. Lo mismo se ve en pacientes o personas que suelen consumir THC en forma de inhalación, no existe sobredosis que pueda ser letal, como si ocurre con muchísimos otros medicamentos convencionales. Pero, como dicho en líneas anteriores, no se recomienda la inhalación de la planta, debido a poco control en dosificación y calidad del THC/CBD.

Se dice que para que una sustancia o medicamento sea beneficioso, esta debe proporcionar efectos terapéuticos de mayor nivel que sus efectos secundarios. En el caso de los cannabinoides, se ha encontrado que el CBD hace un trabajo excepcional a nivel de amortiguación de efectos no deseados de medicamentos convencionales o terapias como la quimioterapia. Por otra parte, el CBD tiene la capacidad de atenuar, incluso anular, los efectos producidos por el THC.

Posibles aplicaciones terapéuticas del CBD:

 

Efecto                                     

    Posible aplicación terapéutica
    Inhibir náuseas y vómitos En Quimioterapia
    Estimular el apetito     Caquexia de cáncer y sida
    Analgesia               Dolor neurótico y oncológico
    Antiespasticidad EM (Esclerosis múltiple), Enfermedad de Parkinson
    Anticonvulsiones Epilepsia (Síndrome de Dravett)

    Conclusiones Sobre el Potencial del CBD

    Como conclusión, lo que intriga tanto a investigadores, médicos y pacientes es la naturaleza dual de esta planta, por parte, tiene la capacidad de intoxicar y nublar los pensamientos, y por otra, posee la capacidad de sanar, curar y aliviar. Es esta naturaleza dual la que la hace tan enigmática e intrigante. Afortunadamente, las terapias y usos de la marihuana dentro de la farmacología moderna ya han superado algunos de los prejuicios más fuertes, y poco a poco se van aspirando a convertirse en una alternativa oficial dentro de la medicina moderna.

    Ha sido demostrado ya, la efectividad de los cannabinoides como medicamentos paliativos en diferentes enfermedades. Siendo útiles como alternativa para aquellos pacientes incapaces de tolerar las soluciones actuales, o que no responden eficazmente a estos. Otro potencial uso es la integración de cannabinoides dentro de terapias convencionales, lo que se conoce como terapia combinada o terapia mixta.

    Por último, los cannabinoides se presentan como una alternativa para incrementar la calidad de vida de los pacientes, compuestos basados en estas moléculas tienen la capacidad de paliar, aliviar, controlar gran número de efectos no deseados (nauseas, vómitos, ansiedad, dolor, estado mental) de terapias actuales, resultando en una alternativa de costos bajos, capaz de ser adquirida por un mayor número de personas.

    Los cannabinoides provenientes del CBD nos ofrecen unas posibilidades terapéuticas de muy considerable relevancia e incluso aceptadas hoy en día por la farmacología oficial. Esperemos que más pronto que tarde, la medicina oficial los vaya integrando como parte de su práctica convencional, de esa manera, se romperá con prejuicios que retrasan el progreso en la ayuda de cientos de miles de pacientes.